¿Cuándo viajar a las islas Galápagos?

Rocas de lava negra, bahías de playa de arena blanca, mar azul profundo, vegetación exótica y entre tortugas gigantes, leones marinos e iguanas, fueron algunos de los atractivos que le encantaron a Charles Darwin. Las Islas Galápagos siguen siendo un paraíso único y gracias a eso existen varias formas de explorar las islas. ¡Déjate fascinar por estas islas incomparables en tu viaje a Galápagos!

Las islas Galápagos son uno de los lugares del mundo que debes apuntar en tu lista de viajes. Diversos paisajes, desde áridos desiertos de lava hasta densas selvas tropicales y una vida silvestre única, lo convierten en un destino de ensueño para todos los amantes de la naturaleza.

Estos maravillosos islotes pertenecen al país centroamericano de Ecuador, formando así la provincia de Galápagos. Se encuentran a aproximadamente 1.000 kilómetros del continente en el Océano Pacífico. El archipiélago es de origen volcánico e incluye más de 100 islas de diferentes tamaños. Como dato importante, las zonas habitadas de Galápagos son: Santa Cruz, San Cristóbal, Isabela, Baltra y Floreana.

¿Cuándo es el mejor momento para visitar las Islas Galápagos?

El mejor mejor momento para planificar tus vacaciones a las Islas Galápagos no existe, siempre es buen tiempo para viajar a este paraíso. Gracias a su clima ecuatorial típico, las condiciones siempre serán favorables, pero se debe tener en cuenta que tienen un microclima único, creado por la interacción de varias corrientes del océano Pacífico, esto da como resultado una estación cálida y fresca.

¿Cuáles son los requisitos de ingreso a Galápagos?

En los aeropuertos de salida a la isla, deberás registrarte para obtener la tarjeta de inmigración de Galápagos antes de registrarte con INGALA(Instituto Nacional Galápagos). Con el registro, todos los visitantes de Galápagos se registran para controlar el flujo de visitantes y evitar la inmigración ilegal. La tarjeta cuesta alrededor de $20 USD por persona y solo se puede pagar en efectivo.

Se debe proporcionar la siguiente información al registrarse:

  • Nombre completo
  • Número de pasaporte
  • nacionalidad
  • estado civil
  • Fecha de nacimiento
  • Fecha de llegada y salida de Galápagos (desde febrero de 2018, visitar las Islas Galápagos ha estado sujeto a la presentación de un plan de viaje que incluye un boleto de regreso y una reserva de hotel para la estadía planificada. Cualquier persona que haya reservado alojamiento privado debe presentar en el futuro una carta de invitación del anfitrión).
  • Contacto del hotel o barco en Galápagos

¿Cómo llegar a las Islas Galápagos?

A diario suelen salir unos seis vuelos a las Islas Galápagos, estos provienen desde los aeropuertos de Quito o Guayaquil. Todos los pasajero llegan a los aeropuertos ubicados en la isla de Baltra o en San Cristóbal. Nota: Los vuelos de Quito suelen hacer una escala en Guayaquil

¿Cuánto cuesta ingresar al parque nacional Galápagos?

A tu llegada a las Islas Galápagos, se te cobrará la tarifa del parque nacional de aproximadamente $100 USD por persona (solo efectivo). Es obligatorio pagar esta tarifa de entrada, puesto que las ganancias generadas del Parque Nacional Galápagos se utilizan para financiar la conservación de la flora, la fauna en las islas y el mar circundante.

De esta forma estarás apoyando a la comunidad de las islas en la mejora de los servicios básicos, proyectos educativos, deportivos y de salud; así como promover proyectos para mejorar el medio ambiente y el turismo en la localidad.

Los residentes de los países del Pacto Andino solo tienen que pagar alrededor de $50 USD por persona. No pierdas el recibo porque puedes necesitarlo nuevamente cualquier punto de tu estadía.

Hay un descuento del 50% en la tarifa para niños menores de 12 años (se obtiene al presentar el pasaporte del menor en el sitio).

imagen de tortugas en las galapagos

Los meses de diciembre a mayo/junio se conocen como la estación cálida. Las temperaturas del aire en el verano tropical surgen de los vientos alisios suaves del noreste que prevalecen y la corriente del norte ecuatorial de Panamá trae agua de mar de plancton (24-27 °C) a las “Islas Encantadas”. 

El aire que se eleva desde el mar se calienta y condensa, por lo que las fuertes lluvias, especialmente cerca de la costa de la isla. La vegetación seca y árida brilla por completo, abundante floración e incluso las zonas polvorientas y desérticas están cubiertas por una alfombra verde; un espectáculo de contrastes

A medida que la flora prospera, muchos animales marinos y aves tienden a temer por su comida, porque el frío y los nutrientes de las corrientes del sur no aparecen. Durante esta temporada, se registran la mayores cantidades de horas de sol, ofreciendo la mejor temporada para bucear y tomar el sol.

La estación fría es de junio a noviembre/diciembre y se caracteriza por agua fría y bajas temperaturas del aire. La corriente fría de Humboldt y los frentes climáticos subtropicales llegan a las islas desde el sur. La combinación de agua fría (17-20 grados Celsius) y aire cálido, genera nubes densas en las tierras altas de las islas, niebla y llovizna permanente (garúa). 

A medida que la vegetación se seca en la tierra, la fauna marina florece bajo el agua (agosto – octubre) y ofreciendo un desfile de delfines, ballenas y pingüinos. Este es el momento más emocionante para los buceadores y observadores de mamíferos marinos. Para bucear en Galápago, debes adquirir los servicios a las diversas empresas que realizan estas expediciones.

¿Cuánto cuesta comer en Las Islas Galápagos?

Si optas por comer fuera, puedes conseguir comida o cena por unos 6 ó 7 dólares, que normalmente incluyen una sopa, un plato principal y una bebida. Las opciones a la carta en los restaurantes tienden a costar más, alrededor de 10 a 20 dólares por lo menos. Un lugar que me gustó fue la calle de comida al aire libre en Puerto Ayora donde compartí con un amigo un pescado fresco asado en tamaño decente, cerveza y un poco de helado por unos 10 dólares cada uno en total.

carta de precios restaurante en las galapagos
Precios de las pizzas en Galápagos

¿Cuándo viajar a Argentina?

Si deseas saber cuándo viajar a Argentina te vamos a presentar todas las posibilidades que te permitan decidir entre las opciones de situación de clima, costos de viaje, cantidad de turistas, entre otros aspectos. Con esta información tomarás la mejor decisión para  realizar un viaje en condiciones óptimas y así disfrutar al máximo de la variedad de atractivos del país Suramericano.

El mejor momento para visitar Argentina depende de la región que requieras, porque en el país varia el clima a lo largo del cambio de estaciones.

De octubre a noviembre y de marzo a abril es la temporada ideal para visitar Buenos Aires. Disfrutar de un clima agradable y evitando las lluvias te permitirá aprovechar al máximo tu estadía para recorer sus hermosos parques y las localidades más conocidas como Palermo, Boca, Caminito San Telmo y poder admirar las destrezas de los bailadores de Tango, muy común en las calles y Bulevares de Argentina.

Si provienes de países cálidos, no es recomendable viajar entre los meses de junio y julio porque las temperaturas disminuyen en esos meses y no permitirá que disfrutes al máximo tu viaje y deberás estar muy bien abrigado.

¿Cuándo es mejor viajar a Patagonia?

Si quieres conocer la Patagonia  se recomienda como la mejor época los meses de verano (diciembre-febrero). Podrás realizar excursiones tomando en cuenta que es de las zonas más frías de Argentina. Pero es temporada alta y tendrás dificultades para el tema de alojamiento y los costos son más altos. Si tu interés es contar con la combinación de poca afluencia de gente y hacer senderismo, la recomendación es que programes tu viaje entre los meses de septiembre y noviembre (es época de primavera Argentina).

Para disfrutar del frío y practicar deportes de inviernos, entonces la época ideal es entre junio y agosto. Allí disfrutará de la hermosa nieve del glaciar.

Viajar a Aconcagua

Si eres amante de explorar montañas puedes visitar Aconcagua. Este lugar turístico ubicado en la provincia de Mendoza es recomendable que lo visites en la época de enero a principios de febrero, para poder realizar los ascensos y contar con la estabilidad del tiempo. Aunque igual es recomendable estés alerta porque en cualquier época del año pueden presentarse tormentas imprevistas.

Conociendo Mar de Plata

La mejor época para visitar Mar del Plata está comprendida entre los meses de enero a mayo y noviembre y diciembre. Aunque el tiempo perfecto recomendable es los meses de febrero y marzo.

Pero si quieres evitar la afluencia de gente (típica de los meses de verano en Mar de Plata)  la mejor recomendación es los meses  de primavera entre noviembre y diciembre o en el otoño  de marzo a mayo.

¿Cuándo visitar las catarátas del Iguazú?

Dada su ubicación cerca del ecuador, nunca es un mal momento para visitar las Cataratas del Iguazú en lo que respecta al clima. Aunque la temperatura fluctúa a lo largo del año, rara vez baja de los 10 grados centígrados. Lo que realmente determina el mejor momento para visitar las cataratas depende de lo que quieras obtener de tu experiencia. Los argentinos están de vacaciones de enero a febrero, lo que hace que sea una de las épocas más ocupadas para visitar las cataratas junto con la Pascua. Si quieres evitar las multitudes, entonces debes evitar viajar durante este tiempo.

gif cataratas de iguazu

En la temporada de lluvias en Argentina, de diciembre a marzo, hay temperaturas más altas, mucha humedad y altos niveles de agua, lo que hace que las cataratas se vean impresionantes. En el lado negativo, los altos niveles de agua pueden hacer que la isla de San Martín sea inaccesible y a veces el calor puede ser un poco excesivo. Desde abril hasta octubre, prevalecen los cielos azules, lo que hace que las oportunidades de tomar fotos sean mejores, y el clima es mucho más suave. Sin embargo, durante este tiempo los bajos niveles de agua pueden restarle valor a la magnificencia de las cataratas. Visitar el lado argentino de las cataratas consiste en acercarse a las cascadas, por lo que visitarlas cuando están en pleno apogeo es una gran manera de experimentarlas. En general, la gente está de acuerdo en que los meses de marzo, abril y septiembre son los mejores momentos para ir, ya que los niveles de agua son todavía razonablemente altos y no hace demasiado calor.

Argentina es un país que da apertura a diversos gustos y tipos de turismos; de ciudad, mochilero, cultural con sus museos, de hotel, de vinos, gastronomía. Por ello es recomendable, que planifiques tu viaje con antelación y tomes en cuenta qué aspiras conocer, las épocas ideales para visitar los lugares y el presupuesto con el que cuentas, lo cual te permitirá escoger la mejor ruta según tu disponibilidad de tiempo y dinero.

¿Cuándo viajar a Guatemala?

BANDERA DE GUATEMALA

La mejor época para viajar a Guatemala: De finales de noviembre a finales de mayo, fechas de la estación seca. Sin embargo, es de los pocos países en que puedes plantearte un viaje en casi cualquier época del año: se publicita, y con razón, como el país de la eterna primavera.

Fechas más arriesgadas: La mayor parte de las lluvias en Guatemala cae de septiembre a octubre (en noviembre también suele ser muy lluviosa la zona del Petén, donde se ubica el impresionante conjunto de Tikal). Junio, julio y agosto son también temporada de lluvias, pero en la mayoría de años suponen algo soportable (aguaceros por la tarde, cortos e intensos).

Fecha especial que no perderse: Más que una festividad, te recomendaremos que no dejes pasar un día de mercado en Chichicastenango. Son los jueves y los domingos. Te enamorarás del color y enloquecerás con las compras de artesanía y las tradicionales telas guatemaltecas.

Lugares imprescindibles: Antigua, Tikal, Lago Atitlán, Chichicastenango.

A Guatemala le gusta venderse como el país de la eterna primavera. La combinación de su ubicación próxima al ecuador y la altitud considerable de varios de sus destinos más atractivos (Antigua está a 1.600 metros por encima del nivel del mar, por ejemplo), hacen que el calor que comporta lo primero se suavice con lo segundo. Ahora bien, debes tener claro que su temporada seca, con menos riesgo de lluvias, es de noviembre a mayo (el verano guatemalteco), y su temporada de lluvias, de junio a octubre (el invierno). Si estás pensando en incorporar el Tikal a tu ruta, los mejores meses son sin duda febrero, marzo, abril y mayo.

Así pues, las diferencias de altitud de las diversas zonas del país hacen que el clima sea bastante diferente de una región a otra. Las temperaturas, y eso es lo bueno, no suelen ser extremas. Las mínimas no suelen bajar de 12º y cuando aprieta el calor, la altitud de sus principales destinos hace que sea muy raro ver termómetros por encima de los 30º. Esas medias, sin embargo no sirven para nada si decides subir a alguno de los puntos por encima de los 2.000 metros (ahí ya sí hay frío, que puede bajar a los 5º, especialmente en las frías noches) o si decides probar las playas del Pacífico, con bastante calor (28º de media, y máximas de 32 o 33 grados).

Con independencia de la fecha que decidas, debes tener claro que estás en un país muy verde y con altitud, lo que supone que, sí o sí, en algún momento te refresques con la lluvia. Una buena capa de agua en la mochila te evitará sustos. Es completamente imposible hablar de un clima característico de Guate, si tienes en cuenta que su altitud tiene una variación de los 0 (el nivel del mar) hasta los 4.220 metros.

cuando viajar a Guatemala

A efectos turísticos, Guatemala tiene dos picos de alta ocupación anuales. El primero está entre los meses de diciembre a marzo, y el segundo coincide con nuestro verano, julio y agosto. La ocupación en estos meses suele ser muy alta. Recuerda que Guatemala es uno de los destinos favoritos tanto de mochileros (muchos de ellos norteamericanos) como de ciudadanos europeos, y para los jóvenes yanquis es muy habitual pasar unos meses en el país para apuntarse a una escuela de español (y de paso, ir mucho de juerga), de las que verás a decenas en la maravillosa Antigua.

Como descubrirás, Guatemala es un precioso país, casi adictivo para los amantes de la fotografía, porque tiene una fuerte influencia y presencia de la cultura maya, y gran parte de su población es indígena.

Guatemala es un país de 108.000 kilómetros cuadrados, y poco más de 16 millones de habitantes. Su moneda se llama Quetzal, como el ave, y destaca por tener más de un 40 por ciento de su población de origen indígena, lo que le convierte tras Bolivia en el segundo país de América con más población indígena. Vete familiarizando con nombres como quiché o ixil, algunos de los nombres de los grupos más comunes en Guate.

Y la comida… se come muy bien en Guatemala. Tratan el maíz de diversas maneras, no solo a través de las tradicionales tortitas, que verás a las mujeres amasar y tratar con mimo a palmadas antes de depositar en la plancha. Atrévete con los tamales, y sus variantes los chuchitos o los tamalitos, y desayuna sin reparos bien tradicional con la pasta de frijol negro y un huevo frito o revuelto. Una de las opciones más estupendas, para probar realmente comida indígena, es que coincidas en Chichicastenango un jueves o un domingo, día de mercado. No te lo pierdas. La cerveza, en Guate, es sin duda la Gallo, pero también destacan la Dorada o la Monte Carlo.

De sus principales focos turísticos, no puedes perderte la maravillosa ciudad de Antigua, una ciudad de estilo colonial con rincones asombrosos en los que relajarte con un café de cine. Pasear por Antigua, conocer su mercado dominical, entrar en alguna de las casas coloniales… es una experiencia maravillosa. Desde Antigua como base salen a diario excursiones en las que viajar a otro mundo y asombrarte (tras una caminata exigente o a caballo si aportas un extra) subiendo a alguno de los volcanes activos que hay a su alrededor, como el Pacaya. Son experiencias de esas que los anglosajones llaman de once in a lifetime, o una vez en la vida, puesto que realmente permiten ver, y muy de cerca, lo que es la lava y como huele, y ruge, un volcán activo.

Otro de los destinos más atractivos y visitados de Guatemala es el Lago Atitlán, un precioso lago rodeado de pueblitos con el nombre de los apóstoles cristianos. El lago es de origen volcánico, y ofrece realmente no solo estampas muy bellas, sino la experiencia de alojarse cerca de esa agua y poder ver unos días cómo viven y conviven con su lago las diversas etnias indígenas de la zona. No te quedes solo en el paseo en barca entre alguno de los puebos. En Atitlán podrás realmente conocer a fondo como es la vida de los indígenas hoy.

Otra de las opciones que debes contemplar sí o sí en Guatemala es la de viajar hasta el norte del país para conocer, en la zona del Petén, el asombroso parque nacional del Tikal, uno de los mayores yacimientos arqueológicos de la civilización maya. Desde 1979, el Tikal es Patrimonio Nacional de la Humanidad por la Unesco. La civilización que tuvo en Tikal su capital tuvo su esplendor entre los años 200 y 900 d.C., momento en que dominó toda la región maya con su fortaleza política, económica y militar. Si has estado en Camboya, algunos la comparan con Angkor, pero dicho simplemente, en maya. La ciudad cubre un área de 3.000 km cuadrados, llegó a tener hasta 90.000 habitantes y se han identificado cerca de 3.000 estructuras arquitectónicas en ella. En Tikal podrás aprender cosas que resultan increíbles, como el hecho de asumir que los mayas vivieron y mandaron en una ciudad… sin agua, por lo que tuvieron que inventar diversos métodos para almacenar y distribuir el agua de lluvia.

Puedes encontrar más información sobre visitar Guatemala en la web oficial del Turismo Guatemalteco.